Blogia
UnClick

El Sudoku y los Test de Usabilidad

El Sudoku y los Test de Usabilidad

La comparación puede parece extraña… pero leyendo recientemente un árticulo de psicología , he aprendido que la pasión por el Sudoku se explica (entre otras cosas) por el hecho de que sus seguidores se sienten valorados. Tienen la impresión de que solucionan un problema casi científico, mientras rellenan las cajas con los números . ¡Y un juego que nos da la impresión de ser inteligente, es un juego que a uno le gusta!

Estimo que esta teoría se aplica de la misma forma a los sitios Web. Un sitio Web probado por los usuarios y que sea fácilmente usable será inevitable que sea un sitio en el cual la gente se sienta cómoda y confiada. ¿Quién va a querer continúar en un sitio sin saber cual es el paso siguiente a seguir? Cuando un usuario se encuentra ante un sito poco amigable y dificilmente usable, se siente nadie, fracasado, con la sensación de que no es lo bastante inteligente para anticipar el siguiente paso a dar dentro de una Web. He realizado alguna prueba a usuarios con experiencia media en Internet (vease familiares y amigos, que son mis conejillos de indias), y la mayoría se sienten torpes, no encuentran la información que buscan, se frustran, se preguntan que hacen mal e inmediatamente lo quieren dejar.

Estas personas al enfrentarse a una situación tal, no volveran a reconsiderar el sitio Web visitado. Por esta razón habría que integrar a los usuarios en la fase de desarrollo del sitio Web, integrando a las personas les ayudas a sentirse inteligentes, porque se sienten satisfechos trás su navegación. Y cuando una persona nevega por una Web satisfactoriamente, la mantendrá entre sus Favoritos, y volverá. ¿Por qué vamos a desear que busque en otro sitio similar, si el nuestro es el apropiado?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

5 comentarios

torresburriel -

El cliente nos paga para atraer clientes o para fidelizar los que ya posee. ¿Porqué nos olvidamos de tan importante premisa? -> Es una buena pregunta. Habría que indagar en los orígenes de los proyectos para detectar si el cliente tiene claro para qué quiere el sitio web. Si logramos desentrañar todos los misterios de esa pregunta es muy posible que demos en el clavo y las cosas vayan mucho mejor de ahí en adelante.

Y tú misma lo apuntas al final del post.

isabl -

Como bien dijiste un día es algo tan obvio, que no se dice.
El cliente nos paga para atraer clientes o para fidelizar los que ya posee. ¿Porqué nos olvidamos de tan importante premisa? El cliente de nuestro cliente, es nuestro cliente, es algo así como "los amigos de mis amigos son mis amigos". Hay que mimar al que nos paga, pero hay que mimar mucho más al que paga al que nos paga. Parece de perogrullo pero es así, sin usuarios no habria clientes para nuestras empresas. Habría que hacer más de una reflexión, cuando nos enfrentamos ante el diseño o rediseño de un sitio Web
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

torresburriel -

La pregunta final esconde, desde mi punto de vista, la clave del asunto. ¿Todos los que invierten no poco dinero en el desarrollo de un sitio web se hacen esa pregunta?

Voy a usar una metáfora un poco radical, pero trataré de explicarla después.

Estoy seguro de que todo el mundo ha escuchado alguna vez eso de que "este niño es muy feo, sí, pero es que es mi niño". Y eso dicho de la boca de un padre, o de una madre, está muy bien, es lo que toca, pero alguien tiene que hacer el trabajo feo de decirles que el niño es feo, pero que ya crecerá y será más guapo.

Si lo aplicamos al caso que nos ocupa, nos podremos dar cuenta de que en muchas ocasiones quienes deciden sobre la puesta en marcha de un proyecto web ven su producto o servicio tan bueno, tan fantástico y tan genial que piensan que sólo con mostrarlo se va a vender y se va a convencer al usuario: craso error. La competencia es brutal y, por norma general, todos o caso todos los productos o servicios de un sector determinado tienen características que los hacen especiales, diferentes o de calidad. La cuestión es dar en el clavo haciendo destacar nuestro producto, el que se vende en el sitio web que se va a iniciar, haciéndolo cercano al usuario a través del sitio web. De nada sirve que pongamos un producto online si no explicamos qué es, cómo funciona, sus ventajas, anunciando un servicio post venta, etc. Y si no hacemos eso, y además lo hacemos bajo la perspectiva del usuario final, mal camino llevamos.

Llevamos el camino de confundir al usuario, de ponerle las cosas difíciles, de, en definitiva, cargarle la responsabilidad de no haberse podido desenvolver por el sitio web.

La ventaja con la que contamos quienes nos dedicamos a esto de la interación es que tenemos esto documentado, y no desde hace poco. Uno de los heurísticos que Nielsen está harto de contarnos es que tenemos que darle al usuario la sensación de que controla sus movimientos por el sitio web. Y si no lo hacemos corremos el riesgo de que suceda lo que comenta Isabl, y es que el usuario se sienta culpable. Y esa culpabilidad -y esto es teoría mía- se asocia con el sitio web y, por extensión, con el producto o servicio. Y esa publicidad, inconsciente, no es lo mejor que necesitamos para nuestro producto o servicio.

Con lo cual la conclusión, no por evidente evitada, es que tenemos que hacer un poco como lo que pasa con el sudoku: vamos a dar una oportunidad de que el usuario se sienta cómodo, que note que maneja la situación, que perciba un entorno positivo alrededor del sitio web y su interacción con él. De ese modo evitaremos la sensación de frustración tan horrible para nuestro producto o servicio y le haremos la vida más fácil al usuario, que no lo olvidemos, es el cliente de nuestro cliente.

isabl -

Jeje, cuida con eso, es un arma de doble filo, igual se enganchan y se quedan a cenar! ;)

unjubilado -

Ya sé como despachar a mis visitas, les pongo un ¿qué? ¡ah! un Sudoku y hasta que no lo solucionen no entra nadie.
No lo conocía, pero ya sé las reglas, trataré de hacer alguno.
¡Lo pones difícil, eh!
Un beso
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres